Contigo siempre sale el sol, una historia cercana

La novela nos empieza hablando de Inés una joven que se enamora de Elías, un hombre algo mayor que ella. Las cosas entre la pareja no salen como la chica esperaba y acaba separada de su familia que, debido a una serie de circunstancias, no la tiene en mucho aprecio. Cuando su madre enferma, regresa a la casa familiar sola con sus tres hijas, Rosario, Macarena y Triana, pero allí tendrá que afrontar todos los problemas que quedaron latentes en el pasado.

Estos problemas acabarán afectando también a las hijas de Inés y a sus primos. A partir de aquí la narración se centra en Rosario y Martín, que se reencuentran después de mucho tiempo y se enamoran, pero deben mantener en secreto su relación. A pesar de sus esfuerzos, la madre de él, Asunción que tiene especial inquina contra Inés,  se entera de que están juntos y hacer todo lo posible por que rompan, cosa que finalmente consigue. Pero el destino no ha dicho aún la última palabra y volverán a reencontrarse.

También descubriremos como los secretos y las medias verdades afectan al resto de hijos de la familia, y hasta a vecinos y amigos. Ahí está por ejemplo la historia de Triana y Ricardo.

Se trata de una novela narrada de una forma cercana,  con personajes que podrían ser tus vecinos. El peso de los secretos de familia y la idea de que los errores de los mayores (los padres, los abuelos…)  pueden acabar afectando a la vida de los descendientes, como ocurre con los protagonistas está presente en la narración. Se echa de menos que se desarrollen algunos detalles de la historia sobre todo al principio, y en algún momento te puede confundir tal cantidad de personajes, pero en general es de fácil lectura. La novela va ganando ritmo conforme van pasando las páginas. Me ha gustado el sentido de justicia que se produce al final cuando cada uno consigue lo que se merece.