Lidia Carrasco: «Escribir es una actividad sumamente terapéutica»


Traemos a nuestra sección de entrevistas de los miércoles a Lidia Carrasco, autora del poemario De cómo se abandona un iceberg.

¿Desde cuando escribes?

Empecé a escribir con 15 años en un blog anónimo aprovechando el “boom” que había con los blogs de este tipo.

¿Qué piensas de la autopublicación?¿Tienes experiencia con las editoriales tradicionales?

Desconozco bastante el mundo de la autopublicación, pero debe ser un reto interesante que no descarto. Sin embargo, mi primer libro ha sido publicado por una editorial tradicional aunque joven, Postdata Ediciones, y es toda la experiencia que tengo en ese sentido.

¿Crees que las nuevas tecnologías ayudan a los autores?

Las nuevas tecnologías pueden ayudar a los autores, por supuesto. Si sabes moverte bien entre redes, tienes gran parte del camino hecho. Lo triste es que haya editoriales que antes de leer a alguien, se fijen en el número de seguidores y likes que tiene y a partir de ahí, valoren.

Eres psicóloga, ¿crees que escribir es terapéutico?

IMG-20190313-WA0029Escribir es una actividad sumamente terapéutica. En la poesía, que es el género que manejo más de cerca, es obvio. Uno pone nombre al daño y duele menos. Es asombroso poder expresar en un papel sentimientos e ideas que no sabías ni que tenías en la cabeza. Siempre lo recomiendo. De igual manera, en la narrativa puede haber mucho subtexto que nos dé pistas sobre el autor y que, a su vez, le sirva a él de desahogo.

¿Cómo definirías tu estilo?

Me gusta emplear un vocabulario sencillo, fácil de entender, para que a la gente le llegue y bastantes imágenes poéticas.

Háblanos de tu poesía.

Mi poesía está basada en el verso libre, en los sentimientos que me nacen y en mis ideas sobre el mundo y las relaciones. Miro mucho que al poema no le falte cohesión ni ritmo, ya que, para mí, son dos aspectos fundamentales que tiene que tener la poesía para que me guste.

¿Qué podemos encontrar en De cómo abandonar un iceberg?

De cómo se abandona un iceberg es un poemario dividido en cuatro partes que muestran la evolución de una relación desde el comienzo hasta el final, a veces desde mi punto de vista, a veces desde el punto de vista del otro.  En definitiva, este libro es un viaje donde me reencuentro conmigo misma, donde me quito la máscara y digo: “Esta también soy yo. Así siento, así pienso, así muero, así vivo”. Ha supuesto un paso muy importante en mi vida porque normalmente muestro una coraza que en realidad me pesa tener y aquí la he podido lanzar por las aires.

¿Qué proyectos tienes?

Los principales proyectos que tengo como escritora a día de hoy son dos. Por un lado, dar a conocer todo lo que pueda mi primer libro y, por otro, disfrutar del nuevo que estoy escribiendo, donde me descubro más madura y concienciada.