Eva Villanueva: «Es un libro en el que he expuesto abiertamente mis emociones»


Nos visita Eva Villanueva Castro para presentar su primer libro Hablé con ela y ELA  habló conmigo en el que explica sus vivencias personales alrededor de esta enfermedad y sus consecuencias.

Ya habías escrito poesía pero Hablé con ela y ELA  habló conmigo es tu primer libro, ¿cómo ha sido el viaje hasta acabarlo?

Me lancé a escribir poesía durante un taller de escritura en la biblioteca La Llagosta de la mano de Conchi Fernández, aunque tengo que reconocer que bastante tímidamente. Aprendí mucho también escuchando los poemas de mis compañeras. Antes ni me lo había planteado, escribo desde hace mucho, sobre todo para mí a modo terapéutico y siempre prosa. De hecho, el libro está escrito en prosa y se intercala con poesías entre algunos capítulos.

En él se narra una experiencia muy personal, ¿ha sido difícil sacar a la luz todo eso que llevabas dentro?

Ha sido un camino a veces cuesta arriba, otro planito y con flores, con días de lluvia y otros de sol. Todo comenzó así. En 2011 mi terapeuta me explicó que había formado una asociación para el acompañamiento al duelo y al moribundo y que había un trabajo interior muy importante antes de poder acompañar. Nunca me había acercado a ese mundo y menos a la muerte. Empecé a asistir a las clases y a pesar del miedo que sentía por transitar ese proceso, algo me hacía seguir. Finalmente me enfoqué en el acompañamiento en las pérdidas (entendiendo como tal cualquiera no solo la muerte, separaciones, puesto de trabajo, estatus, emancipación de hijos, enfermedad, etc.), creé un grupo de duelo en la biblioteca y después a través de consultas individuales. Hasta que llegó ELA, enfermedad que le diagnosticaron a mi madre en 2014 y por la que falleció el 11 de agosto de 2015. Fue entonces cuando comprobé que todo lo que había aprendido a nivel mental lo estaba experimentando. El duelo que realiza la persona que se despide, el de los que acompañan y el mío en primera persona. A través de todo el proceso, siempre de vida de mi madre, comprobé como caminar el duelo y todas sus fases te permite llegar a una aceptación que te proporciona paz. Mi madre murió con paz. Esto fue como si encajaran todas las piezas de un puzzle. Durante el proceso y posterior fallecimiento yo viví mi propio duelo por la pérdida y de nuevo compruebo que atravesar esas fases te precipita irremediablemente a la paz, realizas unos aprendizajes de ti mismo que te conducen hacia el amor más profundo que hay en ti. Esto fue lo que me impulsó a escribir el libro. Necesitaba explicar que algo que nos da tanto miedo sentir como son las emociones de rabia, frustración, culpa, tristeza desembocaban en perdón, agradecimiento, comprensión y amor.

¿Te sientes mejor ahora?

PORTADA Hablé con ELA (Eva Villanueva Castro) (SOLO FRONTAL) PNGMucho, como te decía tenía la necesidad imperiosa de compartir algo que para mí estaba siendo un descubrimiento. Lo había leído ¡sí! sabía la teoría, pero es que había comprobado que aquellas palabras eran reales porque ella lo experimentaba y yo también. ¿Cómo no explicarlo? Tenemos la posibilidad de vivir con paz para morir con paz. “Así vives, así mueres”. La medicina nos puede proporcionar bienestar físico, pero del mental, emocional y espiritual me tengo que ocupar yo. Las pérdidas que vivimos durante la vida nos enseñarán nuestras vulnerabilidades y también nuestras fortalezas. Caminarlas todas nos enseñará a transitar el último duelo que todos haremos algún día.

¿Piensas que la experiencia y el esfuerzo han merecido la pena?

¡Completamente! Durante su escritura, de nuevo, he descubierto partes de mi que todavía no estaban resultas, tanto con el duelo hacía mi madre como el mío propio. Ha sido una experiencia dura a momentos y muy gratificante en otros. Añadir los poemas, por indicación de mi mentora, fue una catarsis. Primero porque añadió una profundidad mayor hacia mi misma y después porque abrió de par en par una ventana que se había comenzado a vislumbrar en aquel taller pero que ahora dejaba pasar mucha luz. De hecho, últimamente, solo me expreso así cuando escribo, incluso cuando es solo para mí.

¿Crees que el libro puede ayudar a personas que estén pasado por lo mismo?

Esto sería maravilloso, me encantaría que así fuera. Más allá de que la enfermedad de mi madre fuera ELA es un libro válido para cualquier proceso de pérdida, porque las fases del duelo en adultos son idénticas sea cual sea el motivo, como he comentado anteriormente, incluso para el último duelo que es la muerte. Es un libro en el que he expuesto abiertamente mis emociones durante el proceso, así como el aprendizaje maravilloso, de haberlo vivido todo.

Tengo entendido que vas a donar parte de los beneficios.

Sí. El 50% de los beneficios está destinado a la Fundació Miquel Valls para la ayuda a los enfermos de ELA y sus familias. La ELA es una enfermedad neuromuscular devastadora. Afecta al paciente haciendo que se atrofie toda su musculatura, lo cual representa dejar de realizar funciones vitales como respirar, tragar, comunicarse, moverte… finalmente la parálisis total dejando en perfecto estado, solo, los músculos de los ojos, tus sentidos y tu intelecto. Además, no tiene tratamiento (solo paliativo) y aún se investiga su procedencia.

¿Cómo está siendo la acogida del libro?

Está causando mucha sorpresa en mi entorno menos inmediato porque nadie sabía que lo estaba escribiendo. Por otra parte, estoy sintiendo mucho cariño y apoyo de todo el mundo. Todos quieren colaborar en mejorar conmigo un poquito la vida de las personas que padecen esta enfermedad y sus familias. Al final es un sueño que comparto con todos. Ya no es mi libro es un libro de todos y para todos.

¿Tienes previsto seguir escribiendo prosa?

No lo sé, sinceramente. Por ahora todo me surge en verso, pero no se adonde me llevará la vida. Tengo ideas, pero ahora mismo solo son eso: ideas.